"También se puede utilizar la lente de contacto de manera terapéutica"

Gonzalo Carracedo es doctor en Óptica, Optometría y Visión y profesor titular en la Universidad Complutense de Madrid. Asimismo, también es uno de los ponentes participantes en el Programa de Desarrollo Profesional Pdps 2022 organizado por Alcon. Su conferencia en el evento, sobre cómo mejorar la incomodidad de las lentes de contacto, ha defendido la importancia de un correcto proceso de adaptación.

Para Gonzalo Carracedo, doctor en Óptica, Optometría y Visión y profesor titular en la Facultad de Óptica y Optometría de la Universidad Complutense de Madrid, la celebración de eventos como el Programa de Desarrollo Profesional Pdps 2022 de Alcon es "muy importante, porque la formación de los optometristas, de la ...

Para Gonzalo Carracedo, doctor en Óptica, Optometría y Visión y profesor titular en la Facultad de Óptica y Optometría de la Universidad Complutense de Madrid, la celebración de eventos como el Programa de Desarrollo Profesional Pdps 2022 de Alcon es "muy importante, porque la formación de los optometristas, de la mayoría de los profesionales de la optometría, no solamente parte de la universidad, sino que tiene que ser una formación continua". Este año, "han tenido lugar tres conferencias que tienen que ver con lentes de contacto y otras que tienen que ver con marketing". El acto, básicamente, "aporta a los profesionales una visión y una actualización de algo que, como las lentes de contacto, cambia de manera muy constante". Por ejemplo, "lentes de contacto de hace veinte años no tienen nada que ver con las de ahora".

Uno de los grandes problemas que deben afrontar las lentes de contacto es la incomodad que provoca en muchos de sus usuarios. Es por ello que la ponencia de Carracedo del programa se ha centrado en cómo mejorar dicha incomodidad. Según el doctor en Óptica, Optometría y Visión, "no hay una receta mágica para mejorar la incomodidad en lentes de contacto", ya que "depende muchas veces de una mala adaptación y un mal uso de la lente de contacto por parte del paciente". Y, en otros casos, "depende del tipo de lente de contacto que se está adaptando". En general, "si intentamos adaptar lentes que tengan la mayor lubricación posible, es decir, el índice de fricción más bajo posible y con los bordes que no sean muy redondeados, y el resto de la adaptación está correcta, con poco movimiento, es factible que el paciente aguante las lentes bien sin problemas".

emtambien-se-puede-utilizar-la-lente-de-contacto-de-manera-terape

Mitos y aprendizaje

También existen mitos sobre la edad mínima de utilización de las lentes de contacto. Según Carracedo, "el rango de edad que más problemas tiene en las adaptaciones por comodidad, que no tiene que ser simplemente porque les genere sequedad, sino porque son mucho más impacientes con sus necesidades, son los jóvenes entre los 18 y los 25 años". En contraposición, "los niños entre los 8 y los 14 años, por lo general, se adaptan muy a las lentes y a quienes se van a adaptar la lente con esa edad suelen ser niños que son muy responsables". Y ha añadido: "Es muy fácil de identificar el responsable con esa edad, entre los 18 y 25 no es tan fácil identificar si va a ser responsable o no, por lo que la peor edad para las adaptaciones es entre los 18 y los 25".

En relación con las nociones básicas que se deben conocer para su correcta utilización, Carracedo ha explicado que, por lo general, "los optometristas tenemos una base de anatomía de la superficie ocular muy básica, sin demasiada profundidad y muy poco aplicada". En este sentido, ha remarcado que desde el sector se debería empezar "por tener una base de anatomía de la superficie ocular aplicada a la adaptación de las lentes de contacto para poder hacer unas adaptaciones todavía mejores". Y, también, "una actualización de lo que estamos adaptando".

En cuanto al nivel de uso que posee este tipo de lentes en la actualidad, Carracedo ha reconocido que "todavía hay mucho porcentaje de la población que podría ser indicada al uso de la lente de contacto". Y, probablemente, "mucho tiene que ver con el profesional está utilizando tecnología que no es, que no está acorde con el conocimiento que tiene estos cursos y que puede ayudar a que se realice más lentes de contacto, porque todo optometrista va a saber exactamente qué es lo que está aprendiendo".

Los peligros radican en la adaptación

Para Carracedo no son perjudiciales las lentillas para el ojo. Y remarca: "Lo que es perjudicial para el ojo es adaptar una mala lente de contacto o adaptar una lente de contacto al paciente no indicado", pero la lente de contacto "per se, no es mala para el ojo". "No hay muchas patologías oculares en las que no se pueda adaptar la lente de contacto, solamente lo que hay es una mala selección de la lente de contacto para las necesidades de ese paciente". En este sentido, Carracedo explica que, aunque "en patologías infecciosas, utilizar una lente de contacto no sería lo más adecuado", en algunos casos "puede utilizarse como vendaje". Y concreta: "no pensemos solamente en la lente de contacto como corrección de la vista, también la puedes utilizar de manera terapéutica, como si fuera un vendaje, por ejemplo, o para la liberación de fármacos que ayudan a que el fármaco esté más tiempo en la superficie para el tratamiento".

emtambien-se-puede-utilizar-la-lente-de-contacto-de-manera-terape

En cuanto a los últimos avances en investigación del sector, Carracedo ha concretado que "están más dirigidos hacia el control de miopía y también hacia la liberación de fármacos a través de satélites de contacto para darle un uso terapéutico a la lente de contacto y no solamente un uso de búsqueda de corrección de la pila y luego fuera de las lentes de contacto".

Asimismo, en relación con la posición de España sobre este ámbito de investigación, Carracedo ha considerado que "estamos bastante arriba" ya que el país cuenta con "unos líderes de opinión en la vida de las gentes de contacto, de mucho peso internacional". Asimismo, ha añadido que "España, como país, claramente está entre los cinco o seis países que más artículos científicos publica por detrás de países con mucha tradición como Inglaterra o Estados Unidos".

El sector óptico en la actualidad todavía debe afrontar una serie de retos. Los más principales, según Carracedo, son "conseguir que el resto de la formación continua siga avanzando y que cada vez los optometristas tengan más conciencia de que es importante, sobre todo en el área de las lentes de contacto, tener esa formación continua". Porque si no, "se quedan obsoletos enseguida". El segundo reto del sector es dar a conocer mejor a la población cuál es la labor del optometrista y cuáles son los beneficios que tiene el uso de las lentes de contacto. "Muchos usuarios de gafas no utilizan las lentes de contacto porque no saben que con una lente de contacto van a ver, pueden estar igual de cómodos que con la gafa y estéticamente puede quedar mejor", es decir, "no son conscientes de lo que puede aportar la lente de contacto y por eso el mercado tiene tanto potencial de crecimiento", ha concluido.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts