La reutilización de lentes de contacto triplica el riesgo de infecciones oculares raras prevenibles

El uso de lentes de contacto es ahora la principal causa de queratitis microbiana en pacientes con ojos por lo demás sanos en países del norte global. La pérdida de visión como resultado de la queratitis microbiana es poco común, pero acanthamoeba, aunque es una causa rara, es una de las más graves y es responsable de aproximadamente la mitad de los usuarios de lentes de contacto que desarrollan pérdida de visión después de la queratitis.

La lentes de contacto reutilizables triplican el riesgo de infecciones oculares raras prevenibles, según un estudio dirigido por investigadores de UCL y Moorfields del Reino Unido, y que ha sido publicado en la revista ´Ophthalmology´. El estudio de casos y controles identifica múltiples factores que aumentan el riesgo de queratitis ...

La lentes de contacto reutilizables triplican el riesgo de infecciones oculares raras prevenibles, según un estudio dirigido por investigadores de UCL y Moorfields del Reino Unido, y que ha sido publicado en la revista ´Ophthalmology´. El estudio de casos y controles identifica múltiples factores que aumentan el riesgo de queratitis por Acanthamoeba (AK), incluida la reutilización de lentes o su uso durante la noche o en la ducha. Se trata de un tipo de queratitis microbiana (infección de la córnea), una afección que provoca la inflamación de la córnea (la capa externa protectora transparente del ojo).

"En los últimos años, hemos visto un aumento de la queratitis por Acanthamoeba en el Reino Unido y Europa, y aunque la infección aún es rara, es prevenible y requiere una respuesta de salud pública. Los lentes de contacto son generalmente muy seguros, pero están asociados con un pequeño riesgo de queratitis microbiana, más comúnmente causada por bacterias, y que es la única complicación de su uso que amenaza la vista. Dado que aproximadamente 300 millones de personas en todo el mundo usan lentes de contacto, es importante que las personas sepan cómo minimizar los riesgos de desarrollar queratitis", han dicho los expertos.

El uso de lentes de contacto es ahora la principal causa de queratitis microbiana en pacientes con ojos por lo demás sanos en países del norte global. La pérdida de visión como resultado de la queratitis microbiana es poco común, pero acanthamoeba, aunque es una causa rara, es una de las más graves y es responsable de aproximadamente la mitad de los usuarios de lentes de contacto que desarrollan pérdida de visión después de la queratitis.

La AK hace que la superficie frontal del ojo, la córnea, se vuelva dolorosa e inflamada debido a la infección por Acanthamoeba, un microorganismo formador de quistes. Los pacientes más gravemente afectados (una cuarta parte del total) acaban con menos del 25 por ciento de visión o quedan ciegos tras la enfermedad y se enfrentan a tratamientos prolongados. En general, el 25 por ciento de las personas afectadas requieren trasplantes de córnea para tratar la enfermedad o restaurar la visión.

Para el estudio, los investigadores reclutaron a más de 200 pacientes del Moorfields Eye Hospital que completaron una encuesta, incluidas 83 personas con AK, y los compararon con 122 participantes que acudieron a clínicas de atención oftalmológica con otras afecciones, que actuaron como grupo de control. Las personas que usaban lentes de contacto blandas reutilizables (como las mensuales) tenían 3,8 veces más probabilidades de desarrollar esta enfermedad, en comparación con las personas que usaban lentes desechables diarias. Ducharse con lentes aumentó las probabilidades de en 3,3 veces, mientras que usar lentes durante la noche aumentó las probabilidades en 3,9 veces.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.