La relación de una buena visión con el aprendizaje

En ocasiones, los ojos funcionan correctamente y no existen errores refractivos. A pesar de contar con una buena agudeza visual, la visión presenta problemas. Cuando los problemas de visión no tienen que ver con los ojos hay que revisar la conexión con el cerebro. En términos generales, se calcula que l 80% de los problemas en el aprendizaje infantil están relacionados con deficiencias en el procesamiento visual.

Ayer domingo se celebró en España el Día del Maestro, un día propicio para reconocer y poner en valor la labor del maestro. Los profesores tienen un papel fundamental en el aprendizaje de sus alumnos. Su labor consiste en despertar la curiosidad de estos para que adquieran los conocimientos necesarios. ...

Ayer domingo se celebró en España el Día del Maestro, un día propicio para reconocer y poner en valor la labor del maestro. Los profesores tienen un papel fundamental en el aprendizaje de sus alumnos. Su labor consiste en despertar la curiosidad de estos para que adquieran los conocimientos necesarios. Pero, además del profesor, el aprendizaje está relacionado con una buena visión. El Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas estima que el 30% de los casos del fracaso escolar están relacionados con la salud visual. Hoy hablamos de la relación que existe entre la visión y el aprendizaje en los niños.

Visión y Aprendizaje

Desde bebés, las personas aprendemos gracias a los sentidos. El oído, el tacto, el olfato o el gusto nos permiten conocer y aprender la realidad del mundo que nos rodea. Entre los sentidos, la vista es sin duda, la principal vía de entrada de información. Disfrutar de una buena visión permite a los pequeños conocer lo que sucede a su alrededor y aprender. Por el contrario, los problemas en la visión, repercuten el aprendizaje.

Cuando un niño tiene problemas de visión, lo habitual es acudir al óptico-optometrista para conocer la causa. Son muchos los niños que presentan errores refractivos, debidos a la forma de sus ojos. El error refractivo más común, y que está teniendo un rápido aumento entre los niños y adolescentes en los últimos años, es la miopía. Otros errores habituales son la hipermetropía o el astigmatismo.

En ocasiones, los ojos funcionan correctamente y no existen errores refractivos. A pesar de contar con una buena agudeza visual, la visión presenta problemas. Cuando los problemas de visión no tienen que ver con los ojos hay que revisar la conexión con el cerebro. El 80% de los problemas en el aprendizaje infantil están relacionados con deficiencias en el procesamiento visual.

El procesamiento visual es la capacidad que tiene el cerebro de reconocer, comprender e interpretar las señales que le envían los ojos. Los niños que presentan problemas en el procesamiento visual suelen tener dificultad para reconocer y discriminar diferencias entre formas, figuras, letras o números, para ordenar y retener esas formas o para distinguir entre una figura y el fondo.

Detección de los Problemas de Visión

Los niños que tienen problemas de visión debido a deficiencias en el procesamiento visual no suelen manifestarlo. Como nunca han visto de otra manera, no pueden alertar de un posible problema.

Por este motivo, las personas más cercanas al pequeño deben estar atentas para detectar las señales de una visión defectuosa. Los profesores pasan buena parte del día con los niños y son los que pueden darse cuenta, antes incluso que las familias, de que el niño tiene problemas en el aprendizaje debido a la vista.

Afortunadamente, hoy en día, los problemas visuales que se derivan de un procesamiento visual defectuoso, se pueden tratar. Gracias a la terapia visual se pueden desarrollar las habilidades visuales que le faltan al cerebro y lograr que el niño consiga una correcta visión.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.