Este es el motivo por el que lloran los ojos en invierno

El lagrimeo es un mecanismo de defensa natural de los ojos para protegerlos. Desde Clínica Baviera, aconsejan seguir una serie de pautas para paliar los efectos que las bajas temperaturas pueden causar en la salud visual.

Cuando llega el invierno y, con él, las bajas temperaturas, es muy habitual notar un molesto y constante lagrimeo cuando estamos en el exterior. Esto se produce porque la superficie del ojo, compuesta principalmente por la conjuntiva y la córnea, necesita estar muy bien hidratada y lubricada para estar en ...

Cuando llega el invierno y, con él, las bajas temperaturas, es muy habitual notar un molesto y constante lagrimeo cuando estamos en el exterior. Esto se produce porque la superficie del ojo, compuesta principalmente por la conjuntiva y la córnea, necesita estar muy bien hidratada y lubricada para estar en optimas condiciones. Sin embargo, el frio y el viento hace que dicha humedad se evapore. No obstante, nuestros ojos tienen un mecanismo de defensa fisiológico innato para protegerse: volver a hidratarse con la producción de lágrimas.

Según explica el Dr. Fernando Llovet, oftalmólogo cofundador de Clínica Baviera, "tanto la conjuntiva (la membrana que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo -esclera-) como la córnea (la lente superficial del ojo) son zonas muy sensibles y, además la córnea, dispone de una cantidad de fibras nerviosas que tienen la capacidad de detectar los cambios de temperatura, tanto frío como calor. Por tanto, el lagrimeo no es más que un acto reflejo del organismo que envía señales a las glándulas que producen las lágrimas para que actúen recubriendo los ojos para crear así una película que los proteja".

Si los ojos lagrimean por frío y no hay otro síntoma, es normal y no habría por qué preocuparse. Sobre todo, si lo experimentamos cuando hay una bajada drástica de las temperaturas como en estos últimos días. En caso de hacerlo de forma constante o seguir cuando las temperaturas suban, se debe acudir al especialista, ya que podría tratarse de otro problema como una pequeña obstrucción del lagrimal u otra complicación que debe ser valorada por un profesional. También se debería consultar al especialista si el lagrimeo va acompañado de ojos rojos, legañas o dolor.

Además del lagrimeo hay otras molestias visuales típicas del invierno las conjuntivitis víricas a consecuencia de los virus que provocan los procesos gripales, el picor, la sensación de quemazón o la irritación. Para combatirlos, es de gran importancia seguir ciertas pautas para intentar que nuestros ojos sufran lo menos posible y ayudarnos a conseguir una buena salud visual.

Por eso, los profesionales de Clínica Baviera comparten una serie de consejos con el fin de mejorar la salud ocular durante estos días fríos e intentar reducir las dolencias mencionadas.

  • Incrementar la hidratación. Para evitar esas molestias de sequedad, es recomendable utilizar lágrimas artificiales sin conservantes para lubricar la superficie ocular. Así evitaremos picor, irritaciones o sensación de ardor en el ojo.

  • Utilizar gafas de sol. Y no solo en verano. Si tus ojos van a sufrir una fuerte exposición al frío y al viento, es conveniente protegerlos con unas gafas adecuadas, homologadas, con filtros adecuados y adquiridas en centros especializados. De esta manera, se evitarán problemas en la córnea como la conjuntivitis o queratitis.

  • No frotes tus ojos. Si entra un cuerpo extraño en nuestros ojos debido al viento u otro agente, debemos evitar frotar. Lo mejor es lavarlo con suero fisiológico y tratar la zona con cuidado, evitando así problemas mayores.

  • Controla la humedad de los ambientes. Utiliza un humidificador en casa o en las zonas de trabajo para evitar la sensación de sequedad y picor que estos ambientes generan.

  • Beber mucha agua. Otra forma de mantener los ojos hidratados es bebiendo agua. Los buenos hábitos también se reflejan en nuestra salud visual, por lo que es importante mantener los niveles de hidratación en nuestro organismo para que los ojos no se vean afectados por una falta de líquido.

  • Aumentar el parpadeo. Parpadear más y de manera más constante, especialmente en momentos de lectura o durante el uso de aparatos electrónicos, facilitará la hidratación natural del ojo y evitará la sensación de fatiga visual o sequedad.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.